Modelo de contrato de depósito

Un contrato de depósito, es un documento que se elabora de manera bastante habitual y que puede resultar necesario que aprendas a hacerlo en algún momento. En caso de que te urja la redacción de uno de ellos, siempre puedes apostar por un modelo de contrato de depósito ya establecido.

Saber el concepto exacto y las características de un contrato de depósito, será fundamental para acertar en su redacción y no dejar ningún fleco suelto. Y es que, pese a su sencillez, podemos encontrarnos con molestias futuras si nos dejamos algún elemento por el camino.

Ejemplo de modelo de depósito

Cómo es un ejemplo de contrato de depósito

La definición de contrato de depósito nos dice que un depósito queda constituido cuando una de las partes (el depositario) recibe la cosa ajena por parte de la otra parte (el depositante) y queda al cargo de guardarla y de restituirla.

Dependiendo del formato de contrato de depósito de que hablemos, deberemos hablar de ciertas especificaciones, como en el contrato de depósito bancario, por ejemplo. Aunque, de forma general, contendrá al menos los siguientes datos:

  • Los datos personales, DNI y/o domicilio de ambas partes del contrato, tanto del sujeto depositante, como del depositario.
  • Se realizará una descripción detallada del bien depositado y se comunicarán los datos del lugar donde quedarán depositados los bienes. Se especificará si el depositario está autorizado o no, a poder cambiar de lugar el bien una vez depositado.
  • Se detallarán las obligaciones básicas del depositante y también del depositario, tales como las condiciones de conservación o los posibles daños que pueda sufrir el bien mientras se halla guardado.
  • También puede añadirse una cláusula en la que se especifique cuál será el órgano que dirima cualquier situación de litigio o discrepancia entre las partes.
-- Publicidad --
Modelo de contrato de depósito en DOC